Tipos de humedades en la construcción

De los 5 tipos existentes de humedad, por construcción, terreno, lluvia, accidentes, y condensación, cada una tiene orígenes distintos.

Un análisis de cada caso, considerando clima, zona, destino del edificio,tipo de materiales, diseño, permite dar soluciones.

1. Humedad en la construcción de la obra: causada por el agua utilizada durante el proceso de edificación, depende de las condiciones climáticas y la estación durante la que es construida, el agua puede tardar bastante en secar.

El agua residual retenida en los materiales puede aparecer como eflorescencias y desconchados. La obra gruesa debe secarse, y si luego la humedad persiste hay que saber en que momento intervenir para impermeabilizar.

El secado se reduce a la mitad por cada diez grados que suba la temperatura de la obra gruesa.

2. Humedad del terreno, humedad capilar: los terrenos con humedad en contacto con cimentaciones de la casa producen una humedad que asciende por las paredes, si no se ha realizado correctamente la capa aisladora horizontal.

Los materiales de la construcción absorben el agua del terreno a través de la cimentación o muros, la humedad asciende en función de la porosidad de los materiales de la pared, de la presión atmosférica y del potencial eléctrico del muro frente al agua.

3. Humedad por la lluvia: la humedad por lluvia es sencillamente debido a la falta de impermeabilización de todas las partes de la casa que es mojada por la lluvia, techos, muros, terrazas, pavimentos.

Se manifiesta rápidamente en muros de sótanos, juntas constructivas entre distintos elementos, por rotura de cerramientos o acabados, lugares de paso de instalaciones, ángulos, esquinas, salientes, encuentro entre distintos materiales.

4. Humead por accidentes: producida por defectos de diseño, mala construcción, falta de mantenimiento de la casa. Hay filtraciones de humedad por mala ejecución, por filtraciones de cañería.

5. Humedad por condensación: es misteriosa y depende del grado de aislamiento térmico que tengan las paredes de la casa, la envolvente de la estructura.

Se debe a bajas temperaturas en el exterior y calor y humedad ambiente en el interior. Si la pared no está convenientemente aislada, en la cara interna o en el mismo interior del muro se puede formar gotas de agua condensada, al tocar el aire húmedo interior una superficie fría.

Una humedad que por lo general se da en invierno; se ve en cristales y paredes con alto coeficiente de transmisión térmica; y provoca un deterioro en las condiciones de habitabilidad, proliferando las colonias de hongos que se extienden en las superficies.

Existe la humedad por condensación intersticial, que es la invisible, se da cuando la humedad de condensación se produce dentro del muro, en algún punto en la masa interior del elemento.

También existe humedades por condensación superficial, cuando la temperatura de la superficie interior de una pared está suficientemente baja, formándose gotas sobre la cara interna de los muros.

Todas son todas son humedades perjudiciales para nuestra casa y nuestra calidad de vida en la vivienda. Todas pueden ser resueltas, más aún si tiene a mano el asesoramiento del especialista.

Ventajas de las Pinturas Anti Hongos

Las pinturas antimoho, como su propio nombre indica, tienen por finalidad acabar con las posibles humedades de nuestro hogar. Estas pinturas refuerzan la pared y la protegen frente a las agresiones externas. Una de las claves de su eficacia radica en que son permeables frente al agua: La pared transpira y se evita que el vapor se adhiera a la misma.

En definitiva, la pintura anti moho crea una película porosa que facilita la evaporación del agua e impide su condensación. Así, son muy recomendables estas pinturas para sótanos y desvanes, o cualquier otro lugar en el que la ventilación natural sea limitada.

unnamed

Otra de las ventajas que tienen las pintura anti mohos es que podemos aplicarla encima de una pared ya pintada previamente, o incluso aplicarlas sobre paredes tan dispares como yeso, madera y piedra.